Todos estamos conectados, la física cuántica lo demuestra
F

Todos estamos conectados, la física cuántica lo demuestra

El entrelazamiento cuántico es sin lugar a dudas uno de los fenómenos más extraños de la naturaleza por el cual dos partículas puede “comunicarse” de manera instantánea sin que sepamos muy bien cómo.

La conectividad de todas las cosas es un componente básico de la estructura de la realidad. Erwin Schrodinger, uno de los descubridores de la física cuántica, dijo que el entrelazamiento, es decir, la idea de la conectividad, no es solo una propiedad de la mecánica cuántica, sino que es la propiedad, con mayúsculas. Esta propiedad parece que no pueda encajar en nuestra experiencia ordinaria, pero la verdad es que sí encaja.

 

El entrelazamiento cuántico destruye la experiencia del espacio. ¡No hay espacio! No existe distancia entre dos acciones o pensamientos. 

 

Dos objetos, dos electrones creados a la vez, están entrelazados. Si pudiésemos situar cada uno a un extremo del universo (si tuviese extremos), al ejercer un efecto sobre uno de ellos, el otro reflejaría ese efecto instantáneamente. Es decir, o la información viaja a una rapidez infinita (superior a la velocidad de la luz), o, en realidad, ambos siguen conectados. Están entrelazados.

 

Lo curioso del entrelazamiento, es precisamente que, dos partículas deben estar entrelazadas para que ocurra. Pero, si tenemos en cuenta el big bang, el inicio del universo en una gran explosión partiendo de una única singularidad, solo podemos concluir que todo sigue en contacto, ¡todo está conectado!. El espacio es solo el concepto gracias al cual, tenemos la impresión de que hay objetos separados.

 

El mundo de la Mecánica cuántica, la parte de la física que estudia cómo la luz y la materia se comportan en las escalas más pequeñas, no puede ser más desconcertante. Una de ellas es lo que Einstein llamó la «fantasmagórica reacción a distancia», un fenómeno que le permite a los fotones «comunicarse» entre sí al instante, sin importar a qué distancia estén.

 

Podemos no entender cómo funciona, pero es una cualidad de la realidad que existe. ¿Podemos captar información instantáneamente en el momento en el que se emite?

 

Efectivamente, en los tiempos que corren hemos podido comprobar un fenómeno inquietante y extraordinario que permite que dos partículas separadas entre sí por una distancia monstruosa sean capaces de “comunicarse” sin que exista nada, ningún canal de transmisión, entre las dos.

 

Osea, que tenemos un sistema en el cual dos partículas están irremediablemente ligadas entre sí, de manera que cuando cambiamos una, la otra cambia automáticamente esté donde esté y sin que haya ningún canal de información de por medio, más rápido que la luz. Eso suena genial, ¿verdad?

 

Pero como hemos dicho antes, se supone que nada puede violar el principio de causalidad, que es la razón por la cual la información no puede ir más rápido que la luz. Y efectivamente, aquí es donde la mecánica cuántica se saca otro as de la manga. El entrelazamiento cuántico, efectivamente, conecta dos partículas, pero la información que puede transmitir, debido a las propiedades cuánticas de las partículas, es completamente aleatoria. Por tanto, no podemos usar dos partículas entrelazadas cuánticamente para transmitir información con sentido. ¿O sí?

 

 

Fuentes:

Hipertextual

Wikipedia

  • La energía emocional humana vinculada al campo geomagnético terrestre

     

    ¿Podemos influir a distancia sobre otra persona?¿Podemos sentir una emo...

  • Cómo nuestros pensamientos controlan nuesto ADN

    La idea común de que el ADN determina tanto de lo que somos -no sólo nuestro co...

  • Neuronas espejo: ¿Porqué absorvemos las emociones de los demás?