Neuronas espejo: ¿Porqué absorvemos las emociones de los demás?
F

Neuronas espejo: ¿Porqué absorvemos las emociones de los demás?

Las sinapsis que se disparan entre las neuronas de nuestro cerebro, lo que podríamos llamar el acoplamiento neuronal,  nos lleva a recoger las frecuencias de otras personas. 

 

En un artículo anterior explorábamos cómo nuestro cerebro cambia físicamente en función de nuestros pensamientos. El hecho de ser optimista o pesimista altera la estructura de nuestra red neuronal. Para mayor información hacer click aquí para acceder al artículo.

 

 

Así es, puedes alterar la realidad con tus pensamientos, modificas la estructura de tu cerebro en función de si piensas de un modo o de otro; es moldeable. Si eso por si solo ya es sorprendente, lo increíble acaba de empezar. No sólo tus pensamientos pueden alterar tu cerebro, tu estructura física, y cambiar esas sinapsis. ¡Los pensamientos de los que te rodean pueden hacerlo también!

 

Las neuronas espejo

 

Si hay alguna habilidad que realmente nos separa de nuestros antepasados ​​primates, es la de la imaginación. Es la raíz de todo: arte y arquitectura, de las historias (ficticias) que formaron las fábulas que ahora reinan la vida de miles de millones.

 

Se denominan neuronas espejo, a una cierta clase de neuronas que se activan cuando un animal ejecuta una acción y cuando observa esa misma acción al ser ejecutada por otro individuo, especialmente un congénere.

 

Las neuronas del individuo imitan como si de un reflejo en el espejo se tratase, la acción de otro: así, el observador está él mismo realizando la acción del observado, de allí su nombre de “espejo”. Tales neuronas habían sido observadas en primer lugar en primates, y luego se encontraron en humanos y algunas aves. En el ser humano se las encuentra en el área de broca (el área del cerebro que corresponde a la producción del lenguaje) y en la corteza parietal.

 

En las neurociencias se supone que estas neuronas desempeñan una función importante dentro de las capacidades cognitivas ligadas a la vida social, tales como la empatía (capacidad de ponerse en el lugar de otro), la imitación y el aprendizaje. De ahí que algunos científicos consideran que las neuronas espejo son uno de los descubrimientos más importantes de las neurociencias en la última década.

 

El aprendizaje y la experiencia en la memoria e imaginación

 

La imaginación no solo nos permite contemplar mundos inexistentes, también nos permite recordar,  vivir en el pasado y en el futuro, y al escapar del momento presente, podemos usar nuestros recuerdos del pasado para predecir lo que sucederá en el futuro. Es decir: Yo sé por experiencia pasada que el fuego quema la piel, así que sé dentro de mi mente que si me meto la mano en un fuego voy a perder mi carne.

 

Esto es tan instintivo que ni siquiera reconocemos que está sucediendo constantemente con cada símbolo que estamos percibiendo en nuestros momentos del día a día. Pero es esta habilidad la que nos permite navegar la complejidad de nuestra sociedad. Aún más emocionante es el hecho de que esta habilidad también funciona con las emociones, no sólo las situaciones.

 

El espejo emocional: la empatía

 

La premisa, de nuevo, es bastante simple: cuando vemos a alguien experimentando una emoción (ya sea ira, tristeza, felicidad, etc.), nuestro cerebro “prueba” esa misma emoción para imaginar por lo que la otra persona está pasando. Y lo hace intentando disparar las mismas sinapsis en su propio cerebro para que pueda intentar relacionarse con la emoción que está observando. Esto es básicamente empatía (para ver las cualidades de una persona empática hacer click aquí). 

 

 

Aunque también tiene un lado malo: cuando ese espejo no refleja la condición de una persona, sinó de un tumulto. Es cómo conseguimos la mentalidad de la masa. Una persona tranquila puede encontrar repentinamente que adopta una actitud contra un enemigo común por la influencia de docenas de mentes enojadas. Aunque no siempre es negativa, pues esa emoción en colmena es nuestra felicidad compartida en los festivales de música, o nuestra solidaridad en la tristeza durante las tragedias.

 

Pero, ¿Y si aquellos que me rodean no paran de quejarse?¿Mis neuronas espejo refejan ese comportamiento y sus emociones negativas?

 

Pues si, así es. Es la vida, es el caos; y si te rodeas continuamente  de personas con esta actitud, estarás continuamente reflejando esta actitud en las sinapsis en su cerebro. Y como ya hemos explicado, cada vez que disparas estas sinapsis, estás reformando tu cerebro (para mayor información sobre como moldear físicamente tu cerebro haz click aquí).

 

Es por eso que es tan importante pasar tiempo con personas que te levantan, que elevan tu estado de ánimo. Porque, si te rodeas de gente que se mueve en esas emociones temerosas, cínicas y pesimistas, estas haciendo, por defecto, que tu personalidad a corto plazo sea tan cansada y amarga como la de tus compañeros. ¿Quieres ser feliz? Rodéate de gente feliz que vuelva a conectar tu cerebro hacia el amor y no hacia el miedo.

 

¿La conclusión? ¡Puedes elegir!

 

Así es, puedes elegir. Puedes elegir enfocarte en lo negativo o en lo positivo. Esto no impedirá que te ocurran cosas malas o por el contrario buenas, pero sí hará que lo malo no sea tan malo, y ¡que lo bueno sea aún mejor! La elección es simple: amor o miedo.

 

 

Fuente:

Uplift

Wikipedia

  • La energía emocional humana vinculada al campo geomagnético terrestre

     

    ¿Podemos influir a distancia sobre otra persona?¿Podemos sentir una emo...

  • Cómo nuestros pensamientos controlan nuesto ADN

    La idea común de que el ADN determina tanto de lo que somos -no sólo nuestro co...

  • Neuronas espejo: ¿Porqué absorvemos las emociones de los demás?