La ciencia del sonido: levitación acústica.
F

La ciencia del sonido: levitación acústica.

La resonancia, los cuerpos en vibración. Existen más sonidos de los que oímos. Hablamos de cómo nos afectan.

 

No cabe duda que la música influye de forma directa en nuestro estado anímico, pero su incidencia va mucho más allá. Existen ya estudios que demuestran sus efectos sobre la frecuencia cardíaca o la presión arterial. Así pues la música, sonidos ordenados a través de la melodía, la armónica y el ritmo, ejercen un poderoso efecto en el cuerpo.

 

Las diferentes culturas que ha conocido la tierra a lo largo de la historia han realizado todo tipo de rituales y ceremonias empleando la música o la voz, el sonido, para crear un ambiente determinado. Desde los mantras hindúes a los cantos realizados en ceremonias de los indios americanos, acabando en los cantos gregorianos.

 

La resonancia es el fenómeno que se produce cuando los cuerpos vibran con la misma frecuencia, uno de los cuales se puso a vibrar al recibir las frecuencias del otro. ¿Podemos llegar a vibrar con la misma frecuencia que otra persona o que nuestro entorno?¿Son capaces nuestras células de sincronizar su vibración? ¿Qué sucedería en ese momento? Son preguntas que nos hacen pensar en el poder que llega a tener el sonido.

 

Pero ese poder no termina ahí. Nuestro mundo, físicamente, se encuentra constituido por átomos, que a su vez forman moléculas que contienen una frecuencia vibratoria específica. Si nosotros fuésemos capaces de cambiar la onda de frecuencia de esos átomos a través del sonido, ¿podríamos cambiar la realidad del mundo que nos rodea? E aquí el ilimitado poder del sonido.

 

Pero ¿qué es el sonido? El sonido, en física, es cualquier fenómeno que involucre la propagación en forma de ondas elásticas (sean audibles o no), generalmente a través de un fluido (u otro medio elástico) que esté generando el movimiento vibratorio de un cuerpo.

 

Dentro del sonido encontramos, en orden de frecuencia, los infrasonidos (por debajo del lo audible), el espectro audible, que se halla conformado por toda la gama de frecuencias que pueden ser percibidas por el oído humano (desde graves a agudos, de menor a mayor frecuencia) y los ultrasonidos (por encima del audible).

 

Y, ¿qué nos dice la ciencia de estas frecuencias?. Que nosotros no seamos capaces de oír los infrasonidos o los ultrasonidos no implica ni que no nos afecten, ni que seamos los únicos que no los oyen. Ejemplifiquemos.

 

Los infrasonidos son utilizados por animales grandes como el elefante para comunicarse en amplias distancias sin problema alguno. Recientemente, se ha demostrado que los elefantes registran el infrasonido no sólo con sus oídos, sino también al sentir las vibraciones producidas por ellos mismos mediante sus patas, ya que sus uñas actúan como sensores conductores de sonidos de baja frecuencia.

 

Los infrasonidos son también normalmente producidos por el cuerpo humano, por ejemplo los músculos al resbalar unos sobre otros para permitir movimientos pueden producir infrasonidos de 25 Hz, el corazón produce infrasonidos en torno a los 20 Hz.

 

Se considera que los infrasonidos aunque no son conscientemente perceptibles pueden provocar estados de ansiedad, tristeza, temblores en ocasiones por imperceptibles desplazamientos de aire. Por ejemplo, ondas de elevado volumen pero comprendidas entre los 0,5 y 10 Hz, son suficientes para hacer vibrar al vestíbulo (parte del laberinto auricular, en el oído interno).

 

Los infrasonidos producidos por motores como los de ciertos acondicionadores de aire o aviones de reacción pueden provocar vértigos, náuseas y cefaleas al ser afectado el laberinto auricular

 

Los ultrasonidos también son utilizados por algunos animales como los delfines y los murciélagos. Lo utilizan de forma parecida al radar en su orientación. A este fenómeno se lo conoce como ecolocalización.

 

Los ultrasonidos son utilizados habitualmente en aplicaciones industriales (medición de distancias, caracterización interna de materiales, ensayos no destructivos y otros). También se emplean equipos de ultrasonidos en ingeniería civil, para detectar posibles anomalías y en medicina (ecografía, fisioterapia, ultrasonoterapia).

 

Un ejemplo del uso del ultrasonido en el campo médico son los dispositivos tales como el doppler fetal, el cual utiliza ondas de ultrasonido de entre 2 a 3 MHz para detectar la frecuencia cardíaca fetal dentro del vientre materno. Otro ejemplo de su uso en medicina es la Litotricia extracorpórea por ondas de choque, una técnica terapéutica para el tratamiento de la litiasis renal.

 

Pues bien, uno de los motivos de este artículo, no solo es plantear lo lejos que aún estamos del conocimiento íntegro de esta rama de la ciencia y de sus posibles aplicaciones, sino además dar a conocer uno de sus más increíbles avances; la levitación.

 

Un grupo de investigadores de la universidad de Tokio hicieron flotar objetos en perfecta formación usando el sonido. Desafiaron a la gravedad gracias al poder de las ondas ultrasónicas. Los científicos han experimentado con la levitación acústica durante muchos años para suspender material en el aire, lo novedoso es la posibilidad de mover esos objetos en tres dimensiones. Esto ha sido posible gracias a la particular disposición de los emisores de las frecuencias ultrasónicas.

 

Cuatro focos fueron puestos frente a frente, creando muros de sonido que se combinan para generar u “punto focal ultrasónico”, que puede ser movido, junto al objeto atrapado en él, ajustando el ruido que emite cada uno. El sistema opera totalmente en silencio, ya que los ultrasonidos, como ya hemos explicado, están fuera de nuestro rango de audición. En cualquier otra época de la historia este fenómeno habría sido tachado de magia, pero es ciencia. Os dejo el link de youtube para que os fascinéis con lo que nos depara el futuro.

 

 

Solo quiero añadir que esta rama de la ciencia, aún por explorar, nos abre un mundo de posibilidades infinitas, y como ya aventuró Alice A. Bailey, el sonido es la ciencia del futuro. Y por citar a uno de los grandes en el campo científico:

 

“Si quieres descubrir los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración” Nikola Tesla.
Fuente:  Ultrasonido  Infrasonido  Resonancia

  • La energía emocional humana vinculada al campo geomagnético terrestre

     

    ¿Podemos influir a distancia sobre otra persona?¿Podemos sentir una emo...

  • Cómo nuestros pensamientos controlan nuesto ADN

    La idea común de que el ADN determina tanto de lo que somos -no sólo nuestro co...

  • Neuronas espejo: ¿Porqué absorvemos las emociones de los demás?