La sincronicidad: el campo del significado
F

La sincronicidad: el campo del significado

Llamamos sincronicidad a la concurrencia de eventos aparentemente no relacionados que comparten un significado común. 

 

Es cuando somos capaces de encontrar ese significado común, que vemos la sincronicidad. Cuando no somos capaces de ver ese significado común, o no queremos admitirlo, lo denominamos coincidencia.

 

Al igual que los físicos buscan una teoría de campos unificada, Carl Jung, entre otros, buscaban la sincronicidad, esto es el principio unificador tras las coincidencias significativas, la conciencia individual y la totalidad del espacio y el tiempo.

 

Un ejemplo bien conocido de este fenómeno fue descrito por el psiquiatra Carl Jung, el creador de la noción de sincronicidad. Uno de los pacientes de Jung estaba contando su sueño acerca de un escarabajo de oro cuando oyó unos golpes en la ventana. Cuando la abrió, un escarabajo abejorro color de rosa – el insecto más similar a un escarabajo en la región de Jung – voló a la habitación. Jung rápidamente sumó dos mas dos. Se dio cuenta de que el significado mitológico del escarabajo – un símbolo egipcio antiguo para el renacimiento – era muy pertinente a los problemas de su paciente. Y esta fue también la razón por la que el insecto apareciese en la vida de vigilia.

 

El fenómeno de la sincronicidad demuestra un punto clave – el universo no puede estar funcionando como una máquina fría sin sentido después de todo. En cambio, la realidad que experimentamos cada día se puede inundar con campos de significado.

 

Podemos encontrar diferentes campos de significado. Esperanza, guía, sentido de vida, cada campo de significado depende del observador, pues es una realidad objetiva que debe ser traducida por la subjetividad del observador.

 

Cada campo de significado tiene una vibración particular a él; los objetos, personas, emociones, sueños y eventos con vibraciones similares tenderán a resonar entre sí. Esa concurrencia generará una situación que, por lo general, comprendemos una vez ocurrida. Esto es lo que crea sincronicidades. De hecho, varias teorías de la física cuántica requieren la existencia de sincronicidades.

 

Piensa en ello. ¿Puede haber otro mecanismo fundamental en juego en nuestro universo, además de causa y efecto?

 

La mayoría de nosotros pensamos que todo lo que ocurre en nuestro mundo se debe a algún mecanismo causal. El evento A causa B, y este causa C. Sin embargo, la sincronicidad – la co-ocurrencia de eventos dentro del mismo campo de significado – puede ser otra razón fundamental por la que las cosas tienden a suceder.

 

Muchas cosas en la vida que creemos que se deben a causa y efecto o simple coincidencia puede ser en realidad debido a la sincronicidad.

 

Fuente: La sincronicidad; autor F.David Peat

  • Una ley universal: elimina tu basura mental

    Queremos ayudar a erradicar la contaminación y el sufrimiento en este mundo. ¿P...

  • El opuesto de la adicción es la conexión

    ¿Las conexiones humanas fuertes nos inmunizan contra la angustia emocional? En ...

  • 12 lecciones de vida de un hombre que ha sido testigo de 12.000 muertes

    Arraigada en los corazones de muchos hindúes está la creencia de que si respira...