La precesión de los equinoccios: entrando en el cinturón de fotones de las pléyades
F

La precesión de los equinoccios: entrando en el cinturón de fotones de las pléyades

La Tierra, además de movimientos de rotación y traslación, tiene un tercer movimiento llamado precesión. La Precesión de los Equinoccios, un ciclo de casi 26.000 años de duración, en que la Tierra se mueve como un trompo, una peonza, describiendo un círculo con su Eje.

 

El filósofo griego Platón también se refirió a este ciclo de 25.920 años, que desde entonces ha sido llamado Año Platónico. También se le conoce como Gran Año, Año Cósmico, Año Sideral.

 

Los Sacerdotes Sumerios,  a efectos prácticos, para evitar tener que calcular con decimales, fijaron este Año Sideral en 25.920 años. Un año sideral, cósmico o platónico, se divide en 12 Eras Zodiacales de 2.160 años cada una aproximadamente.

 

Ahora nos encontramos saliendo de la era de piscis para entrar en la conocida era de acuario, un nuevo periodo dentro de la precesión. Los Sacerdotes Mayas, que señalaron el 22 de Diciembre del 2012 como el momento de cambio entre la era de Piscis y la era de Acuario, no se referían a este Gran Ciclo como Año Sideral, sino como Día Galáctico.

 

Un día galáctico (o año sideral, o platónico) consiste en el tiempo que tarda el sol en dar una vuelta completa en torno a su elipse, ya que igual que cada año terrestre la tierra da una vuelta al sol, nuestro sol, y con el nuestro sistema solar entero, también da una vuelta, traza una elipse, pero tarda mucho mas que un año terrestre.

 

Los Mayas databan este ciclo de 25 600 años, dividido a su vez en dos grandes ciclos: El día y la noche galáctica, de 12 800 años cada uno. Estos polos representan la dualidad universal, lo positivo y lo negativo, lo femenino y lo masculino. Cada día galáctico se subdivide a su vez en 4 estaciones y 12 eras de unos 2.133 años (representadas con los símbolos zodiacales; actualmente en la era de Acuario). Igual que un año terrestre tiene 12 meses y cuatro estaciones.

 

 

cinturon

 

 

A su vez cada era tiene una energía muy particular que nos condiciona por encima de cualquier otra cosa. El sentimiento de la era de Acuario es ahora mismo ese clamor que está surgiendo en cada vez más gente pidiendo un cambio en todos los paradigmas. Esa reestructuración interna y externa, el despertar.

 

 

A medida que nuestro sistema solar avanza por el espacio/tiempo, su órbita le lleva a acercarse y recibir la energía de distintas constelaciones y las energías que imperan son radicalmente diferentes. La noche galáctica es un periodo por el cual nuestro sistema solar completo pasa tras una enorme nube de asteroides. Esto provoca que en el sistema solar, por ende en la tierra, la cantidad de fotones de luz que llegan sea notablemente inferior a la que llega durante el día galáctico.

 

Pero, ¿y el día galáctico? Aquí es donde nos encontramos ahora, donde la tierra se encuentra ahora, entrando en el día galáctico. Es donde cobra sentido la precesión de los equinoccios, la Era de Acuário, todo el movimiento New Age y la física cuántica, que nos conecta racionalmente con todo lo que estamos experimentando.

 

Durante el día hemos practicado la conexión con el todo mientras que durante la noche ha sido la ilusión de la separación.

 

 

¿Qué es el cinturón de fotones?

 

Aquí es donde se pone interesante. Las profecías bíblicas, las predicciones Mayas, Hindúes, Aztecas, Griegas y Hopis, así como todo el material científico que durante décadas ha corroborado – cada vez con mayor exactitud – el viaje de la Tierra hacia el cúmulo de las Pleyades, lugar donde una vibración de gran pureza provocará un cambio radical en la estructura del Planeta, generando cambios nada desconocidos para la humanidad. ¡Llegamos al cinturón de fotones!

 

Una banda o cinturón de fotones fue descubierto en el espacio exterior en 1961. Actualmente nos movemos hacia las Pleyades (las Siete Hermanas), distantes unos 400 años luz de la Tierra. En este grupo de estrellas se basan las mitologías de muchos pueblos, entre ellos: Los Dioses Griegos, la Era o Tiempo del Sueño Australiano, La Mitología China, etc.

 

Paul Otto Hesse realizo un estudio del sistema de las Pleyades, confirmando que nuestro Sol forma parte de él. Encontró por ejemplo, que a nuestro ” Astro Rey” le toma 26.000 años completar una órbita alrededor de Alción (el sol central). Dividió dicho ciclo en dos etapas o periodos de 13.000 años cada uno. La precesión de los equinoccios de la que hablábamos.

 

Hesse descubrió que Alción tiene a su alrededor un gigantesco anillo o disco de radiación en posición transversal al plano de las órbitas de los soles de sus sistemas – incluido el nuestro – y que dicho anillo tiene un alcance efectivo de 2.000 años luz solares.

 

Según Hesse, al penetrar nuestro Planeta en esta radiación, en el cinturón de fotones, serán excitadas todas las moléculas y átomos de todos los cuerpos existentes, sufriendo con esto una transformación de magnitud imprevisible.

 

La mencionada excitación molecular creara un tipo de luz constante no caliente, luz sin temperatura que no produce sombra, de tal manera que ni en las cavernas más profundas existirá la oscuridad (en nuestro interior humano tampoco habrá oscuridad). Todo, absolutamente todo el material, en su exterior e interior, quedara iluminado, sin sombras, a partir del momento en que nuestro mundo penetre de lleno en el “Cinturón de Fotones”.

 

La entrada a este Cinturón será gradual: primero entraremos a una “Zona Nula”, la que demorará aproximadamente dos días, para entrar a una zona en la que la oscuridad será total y que durará tres días – donde los aparatos eléctricos no funcionarán producto del hipermagnetismo existente – para después entrar en la parte mayor, donde como ya mencionáramos, se va a experimentar luz sin fin (24 horas al día) durante 2.000 años y finalizara cuando el sistema solar salga durante otro periodo de cinco a seis días nuevamente. Para entrar en un nuevo periodo de oscuridad, vale decir, día y noche.

 

Sin duda, que este acontecimiento espacial producirá muchos cambios en las manifestaciones de la vida, al igual como ha sucedido en otras épocas de nuestra historia. Por ejemplo, las glaciaciones y otros cataclismos que han modificado la geografía del Planeta, pues según parece, el anillo de Alción nos traerá grandes beneficios, pero también producirá grandes calamidades, por lo menos en el principio.

 

Los libros de historia informan que han existido por lo menos cuatro Eras Glaciales registradas y parece que duran aproximadamente 2.000 años.

 

El descubrimiento o detección de este flujo “hiperenergético” de partículas se realizó en 1962. Se calcula la entrada en la influencia del Cinturón de Fotones cerca de fechas en que se cierran muchos ciclos calendáricos de diversas culturas en el mundo.

 

 

Cambios en la Especie Humana 

 

Ahora bien, para quienes profesan el espiritualismo – en cualquiera de sus formas – quienes entren al Cinturón de Fotones perderán su campo electromagnético al simplificarse impidiendo la utilización de equipos eléctricos durante todo el período. Por lo tanto, tendrán (los humanos) que comenzar a prepararse para cambios mayores en sus vidas, mientras se establecen nuevas formas de campos gravitacionales y eléctricos. Lo que ahora pareciese una pérdida, en realidad será un beneficio que le permitirá a los campos de energía fotónica alterarse en un nivel subatómico, llegando a ser la energía básica del Sistema Solar.

 

Como todos los átomos y moléculas se verán influidos, la humanidad, así como todo lo que nos rodea, se modificarán en su naturaleza misma. Así, la sociedad podrá acercarse a la llamada “Edad de Oro” que varias profecías religiosas han predicado durante los últimos 2.000 años.

 

Lo que estamos a punto de vivir es la entrada a una nueva y maravillosa experiencia a la que el hombre ha sido llamado a presenciar.

 

 

 

 

Fuentes:

 

http://esquinamagica.com/articulos.php?idar=310

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Precesi%C3%B3n.gif

http://es.wikipedia.org/wiki/A%C3%B1o_plat%C3%B3nico

http://xentinels.blogspot.com.es/2009/07/horario-galactico.html

  • 8 Beneficios de vivir fuera de tu zona de confort

    La zona de confort es ese espacio en el que nos sentimos cómodos, seguros, en el...

  • Espejo humeante: somos un reflejo de nosotros mismos según la cultura Tolteca

    Una historia transmitida por tradición oral Tolteca que nos sorpren...

  • Precognición: Cómo nuestro cuerpo reacciona hasta 10 segundos antes de que algo ocurra

    En las últimas décadas ha surgido una cantidad significativa y notable de inves...