La depresión puede ser producto de una inflamación cerebral causada por nuestras defensas.
F

La depresión puede ser producto de una inflamación cerebral causada por nuestras defensas.

El estigma en torno a la depresión, todavía se ve como una especie de debilidad mental y emocional, pero la causa real de la depresión puede no tener nada que ver con la mente.

 

La depresión es una epidemia en nuestra sociedad, y la solución convencional es un viaje a la psiquiatra y una prescripción indefinida de fármacos. Que tu felicitadad dependa de unas pastillas no es forma de vivir. Muchos médicos y científicos están empezando a descifrar el código de la depresión, y a cuestionar si la solución farmacéutica actual es la idónea.

 

George Slavich, psicóloga clínica de la Universidad de California en Los Ángeles, durante décadas ha estado trabajando para aprender más acerca de cómo nuestros cuerpos y nuestras mentes funcionan o no funcionan, juntos para regular el sistema emocional y el estado de ánimo. Sus descubrimientos le han llevado a la conclusión de que la depresión no es una enfermedad que se aísla en la mente, y que el cuerpo puede jugar un papel principal en la causa o la prevención de la depresión.

 

Las personas con depresión muestran comportamientos de la enfermedad clásica y los enfermos padecen síntomas parecidos a las personas con depresión. ¿Podría haber una causa común entre ambos estados?

 

Una simple observación que cualquiera puede hacer, nos da una idea de esos síntomas comunes: sentirse cansado, irritable, aburrido, harto, no querer a moverse.  Estos síntomas se parecen mucho a la depresión. Podría haber una causa común para estos síntomas, tanto para las personas que están enfermas, y para las personas que sufren de depresión.

 

El mejor candidato hasta ahora para estos síntomas es la inflamación. Una parte del sistema inmune, que actúa como una alarma, para cerrar heridas por ejemplo, llamar a otras partes del sistema inmune a la acción. Esta alarma que inicia la inflamación se trata de una familia de proteínas llamadas citoquinas. Éstas desencadenan la inflamación en el cuerpo, y activan en el cerebro el “modo enfermedad”.

 

Si esto es cierto, y cada vez existe una mayor evidencia que apoya esta teoría, entonces, el tratamiento de la depresión con alimentos que combaten la inflamación puede ser muy beneficioso a la vez que mucho más eficaz, que el tratamiento de la ansiedad y la depresión con la consecuente adicción y dependencia a los productos farmacéuticos.

 

Si se observan las citocinas y la inflamación, ambas aumentan de forma espectacular durante los episodios depresivos, entonces puede muy bien ser que se trate de una pieza crucial en la comprensión de estas condiciones emocionales.

 

Hay otras pistas: las personas con enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide tienden a sufrir más depresión de lo normal; pacientes con cáncer reciben un medicamento llamado interferón alfa, que aumenta su respuesta inflamatoria para ayudar a combatir el cáncer, a menudo se deprimen como efecto secundario.

 

La pregunta que nos queda es la siguiente:¿Qué puede causar estas inflamaciones en primer lugar?

 

Turhan Canli, un investigador de la Universidad de Stony Brook en Nueva York cree que el origen de la inflamación está relacionada con infecciones, y piensa que deberíamos considerar la depresión reetiquetadola como enfermedad infecciosa, aunque no contagiosa, en lugar de un trastorno mental.

 

No todos opinan lo mismo, porque la infección no es la única forma de propiciar una inflamación. Una dieta rica en grasas trans y en azúcares refinados se ha demostrado que promueve la inflamación, mientras que una dieta sana, una llena de frutas, verduras y pescado azul, ayuda a mantenerla a raya. La obesidad es otro factor de riesgo, probablemente debido a que la grasa corporal, especialmente alrededor de la barriga, almacena grandes cantidades de citoquinas.

 

Dos suplementos que muestran como una gran promesa para combatir naturalmente la inflamación. Estos son: la cúrcuma y los ácidos grasos omega 3, ambos potentes antiinflamatorios naturales. Sobretodo con las micro-inflamaciones crónicas.

 

Si esto es realmente la clave para desbloquear la depresión, entonces la mejor solución, tanto para prevenirla, como para eliminarla, podría muy bien ser la comida en lugar de los antidepresivos. Esto le da a las personas mucho más control sobre su salud.

 

Eres lo que comes. ¿Qué comes?

 

 

Fuente:

Estudio de los niveles de citocinas, Efectos anti-depresivos de inhibidores de la COX2, The guardian.

 

  • Espejo humeante: somos un reflejo de nosotros mismos según la cultura Tolteca

    Una historia transmitida por tradición oral Tolteca que nos sorpren...

  • Precognición: Cómo nuestro cuerpo reacciona hasta 10 segundos antes de que algo ocurra

    En las últimas décadas ha surgido una cantidad significativa y notable de inves...

  • Los programas profundos de tu mente condicionan tu vida

     

    El primer regalo de un estado de vida consciente es cuando descubres qu...