El verdadero propósito detrás de la fluoración del agua.
F

El verdadero propósito detrás de la fluoración del agua.

Un examen de la historia sombría de la fluoración del agua revela ramificaciones potencialmente perturbadoras para la conciencia humana.

 

Nuevas evidencias han ligado al fluoruro y otros productos químicos a los trastornos cerebrales. ¿Qué otros efectos desconocidos podría este subproducto industrial tener en nuestro suministro de agua?

 

Investigaciones recientes han llevado a la controvertida práctica de la fluoración del agua de nuevo en el centro de atención, revelando los vínculos entre la fluoración del agua y los trastornos cerebrales, sobre todo en lo que respecta a su efecto sobre los niños.

 

El informe encontró que los efectos secundarios no sólo provienen de la ingestión directa por los niños, sino también de los niveles elevados de sustancias químicas tales como el fluoruro en la sangre y en la orina de las mujeres embarazadas, vinculado a trastornos cerebrales y coeficientes intelectuales más bajos en sus hijos. En muchos casos, los cambios provocados pueden ser permanentes.

 

Esta evidencia choca con las reclamaciones falsas hechas por escépticos de que la ingestión de fluoruro en bajas concentraciones no tiene efectos nocivos sobre nuestra salud, y que nos ayuda a prevenir caries en la población.

 

Entonces, ¿qué es el fluoruro y por qué algunos países siguen infundiendo en el agua potable pública este controvertido químico? ¿Qué consecuencias podrían tener sus efectos secundarios para el desarrollo humano?

 

Cómo se introdujo la fluoración del agua

 

Aunque existe una aceptación generalizada de que el flúor es tóxico en dosis elevadas, una tendencia surgió en el siglo XX para añadir este producto químico al agua potable en las dosis que se consideran “seguras”. ¿Dónde se originó esta tendencia?

 

Puede sorprender, pero al parecer la primera ocurrencia de poner fluoruro de sodio en el agua potable se llevó a cabo en los guetos alemanes de los años 30 y 40, y poco después en los campos de concentración nazis. Es evidente que los nazis no estaban preocupados con la fuerza y la resistencia de los dientes de sus prisioneros; así, ¿cual podría ser la verdadera razón para fluorar el agua? ¿Qué efectos tiene en realidad tiene sobre nosotros? ¿Y por qué países como los Estados Unidos todavía lo hacen?

 

Un investigador de la industria en el Instituto Mellon financiado por la Empresa Alcoa fue el primero en recomendar la fluoración del agua en América en 1939. Alcoa tenía residuos tóxicos, un subproducto de aluminio conocido como fluoruro y se benefició de encontrar una manera de disponerlo y venderlo, ¿podría ser esto una coincidencia? El informe convenció a los dentistas y al público en general de que la fluoración del agua era buena para los dientes. Con esto, ya sea intencionado o no, la industria encontró un manera sacarse los residuos tóxicos de las manos, y es más, incluso se les paga para deshacerse de él mediante cesión, para ser vertidos en el suministro público de agua.

 

Pero algunas personas han identificado una agenda más siniestra detrás de la fluoración del agua que va más allá de la codicia y la aparente conveniencia. Al final de la Segunda Guerra Mundial, Charles Elliot Perkins, un investigador en química, bioquímica, fisiología y patología, fue enviado a Alemania para hacerse cargo de sus plantas químicas. Más tarde escribió en respuesta a lo que había visto y oído mientras estaba allí:

 

“El verdadero propósito detrás de la fluoración del agua es reducir la resistencia de las masas a la dominación y el control y la pérdida de la libertad… dosis repetidas de cantidades infinitesimales de flúor harán que progresivamente con el tiempo se reduzca el poder del individuo para resistir la dominación, envenenando y narcotizando lentamente esta área del tejido cerebral, y haciéndolos sumisos a la voluntad de los que quieren gobernarlos “.

 

Parece que hay un mal detrás de la fluoración del agua que va más allá de la mera conveniencia, y las implicaciones que tiene van más allá de los efectos para la salud. El fluoruro parece hacer a un pueblo obediente, que de otra manera cuestionaría las cosas cuestionables.

 

El flúor se puede evitar, evitando su consumo. En el ámbito familiar los fluoruros inorgánicos se encuentran sobre todo en los productos para la higiene dental (cambiar a una pasta dental sin fluoruro). En algunos países se añade fluoruro al agua potable para favorecer la salud dental, o esa es la explicación. En dichos países no se ha encontrado mejora significativa en la salud dental de la población. Esta es la relación de países en los que se ha aplicado alguna vez:

 

Argentina, Australia, Brasil, Canada, Chile, Colombia, España, Estados Unidos de América, Filipinas, Hong Kong, Irlanda, Israel, Korea, Malasia, Nueva Zelanda, Reino unido, Singapur, y Vietnam. Se usa agua fluorada en muchos países como Francia, Gabón, Libia, México, Sri Lanka, Tanzania y Zimbabwe. En algunos lugares, en particular en partes de Senegal, Sri Lanka, China, y la India, la fluorización del agua sobrepasa los niveles recomendados.

 

Fuente: Un nuevo mundo en manos de héroes. – Pepón Jover –