Estados alterados de conciencia: el poder de la mirada
F

Estados alterados de conciencia: el poder de la mirada

Sólo necesitas a otra persona y diez minutos para inducir un estado alterado de consciencia. Giovanni Caputo, de la Universidad de Urbino, ha descubierto la manera de inducir un estado alterado libre de drogas.

 

La meditación es una gran ejemplo de un modo de conseguir un estado alterado de consciencia en ausencia de sustancias psicoactivas. No hay escasez de estudios de la explicación de este fenómeno, o los cambios posteriores en la actividad cerebral y del sistema nervioso que produce la meditación regular.

 

De hecho, los efectos de prácticas como el yoga, la hipnosis, la meditación, y la retroalimentación de las ondas cerebrales han sido ampliamente explorados por varios científicos, investigadores, y psicólogos de todo el mundo. Los estados alterados de conciencia son un área interesante de investigación. El estudio de estos fenómenos arroja luz sobre nuevas áreas inexploradas de la ciencia, y nos dice más acerca de la naturaleza de nuestra realidad.

 

Giovanni Caputo, psicólogo de la Universidad de Urbino, ha descubierto la manera de inducir un estado alterado libre de drogas. El estudio fue publicado en la revista Psychiatry Research.

 

En el experimento participaron 20 adultos jóvenes (15 de los cuales eran mujeres) a los que se emparejó, y se sentó frente a frente en una habitación poco iluminada, a 1 metro de distancia el uno del otro. La iluminación de la habitación era suficiente como para que los voluntarios reconociesen fácilmente los rasgos faciales de su pareja, pero no lo suficientemente baja como para disminuir su percepción del color general.

 

Se pidió a un grupo de control de 20 voluntarios más que se sentasen y mirasen durante 10 minutos en otra habitación con poca luz, pero esta vez a una pared en blanco. A los voluntarios se les dijo muy poco sobre el propósito del estudio, sólo que tenía que ver con una “experiencia de meditación con los ojos abiertos”.

 

Tras la prueba se pidió a los voluntarios que completasen unos cuestionarios relacionados con lo que experimentaron durante y después del experimento.

 

“Los participantes en el grupo que se miraba a los ojos fijamente dijo que habían tenido una experiencia atractiva, diferente a todo lo que había sentido antes,” escribió Christian Jarrett para la Sociedad Británica de Psicología.

 

En un informe en la revista Psychiatry Research, Caputo dice que el grupo que se miraba fíjamente a los ojos superó el grupo de control en todos los cuestionarios, lo que significa que hay algo en la mirada fija, en mirar a los ojos de otro ser humano durante 10 minutos ininterrumpidos, que había tenido un efecto profundo en su percepción visual y el estado mental.

 

Jarrett explica:

 

“En la prueba de los estados disociativos, dieron las calificaciones más fuertes a los artículos relacionados con la intensidad de color reducida, sonidos aparentemente más suaves o más fuertes de lo esperado, llegando a ser espaciados. Además el tiempo parecía prolongarse. En el cuestionario, el 90 por ciento de la grupo que se miraba fijamente acordó que habían visto algunos rasgos faciales deformes, el 75 por ciento dijeron que habían visto a un monstruo, el 50 por ciento dijeron que vieron a los aspectos de su propio rostro en el rostro de su pareja, y el 15 por ciento dijo que habían visto un pariente cara “.

 

Los resultados recuerdan lo que Caputo encontró de nuevo en 2010, cuando realizó un experimento similar con 50 voluntarios mirándose fijamente en un espejo durante 10 minutos. El documento, informa que después de menos de un minuto, los voluntarios comenzaron a ver lo que Caputo describe como la “la ilusión de una cara extraña“.

 

“Descripciones de los participantes incluyeron enormes deformaciones de sus propios rostros, al ver las caras de los padres vivos o fallecidos; caras arquetípicas como de una anciana, de un niño o el retrato de un antepasado; rostros de origen animal como un gato, cerdo o un león; y incluso los seres fantásticos y monstruosos, ” escribieron Susana Martínez-Conde y Stephen L. Macknik para la revista Scientific American. “Todos los 50 participantes reportaron sentimientos extraños cuando se enfrentaban con una cara que aparecía de repente, desconocida. Algunos sintieron emociones fuertes.”

 

Según Caputo,  los efectos fueron más fuertes que los experimentados por los experimentos realizados en 2010 con los voluntarios que se miraban a sí mismos al espejo.

 

Racionalmente, lo más probable es que estas reacciones tengan que ver con la adaptación neural, que describe cómo nuestras neuronas pueden retrasar o incluso detener su respuesta a la estimulación inmutable. Esto ocurre cuando miras fijamente cualquier cosa – tu percepción comenzará a desvanecerse hasta que parpadeas, – los cambios de escena, o puede ser rectificada por diminutos movimientos oculares involuntarios llamados microsacádicos.

 

Pero, lo más curioso, es que al mirar a los ojos a alguien durante un tiempo prolongado, por mucho que se determine científicamente como adaptación neural, produce un efecto mucho más profundo que al mirarse a uno mismo al espejo o a un punto fijo en la pared. La mirada humana despierta algo más en nuestro subconsciente, algo que nuestro cerebro consciente no es capaz de traducir. ¿Es posible que veamos más de lo que percibimos?

 

Fuente: Business insiderScientific american, Psychiatry research

  • Una ley universal: elimina tu basura mental

    Queremos ayudar a erradicar la contaminación y el sufrimiento en este mundo. ¿P...

  • El opuesto de la adicción es la conexión

    ¿Las conexiones humanas fuertes nos inmunizan contra la angustia emocional? En ...

  • 12 lecciones de vida de un hombre que ha sido testigo de 12.000 muertes

    Arraigada en los corazones de muchos hindúes está la creencia de que si respira...