El significado del símbolo OM
F

El significado del símbolo OM

Om, también transcrito Aum, es uno de los mantras más sagrados de las religiones Dharmicas (hinduismo y budismo). El primer sonido de la creación, la vibración original.

 

Brahman es un término sánscrito que hace referencia a la divinidad absoluta del hinduismo. Etimológicamente, brahman tiene el significado de ‘expansión’.

 

En los textos sagrados del hinduismo se señala a Brahman como lo absoluto, que se encuentra en todo el universo, que es la esencia de todo, que transciende a todo, que es inmanente y causa eficiente del cosmos; en tanto que a nivel de microcosmos su correlato es el atma o alma eterna de cada individuo.

 

Si en el plano existencial y fenoménico (el mundo material de maia) el alma se considera distinta del Brahman, en el plano esencial absoluto se considera que no existe diferencia entre el alma y el Brahman.

 

Según relatan los textos antiguos, antes del comienzo, el Brahman (realidad absoluta) era una y no-dual.  Pensó, “único que soy , ¿puedo llegar a ser muchos?” Esto causó una vibración que con el tiempo se convirtió en el sonido, y este sonido era OM. La creación misma se puso en marcha por la vibración de OM.

 

 

La máxima aproximación a Brahman es este primer sonido, OM.

 

 

Por lo tanto, este símbolo sagrado se ha convertido en emblemático de Brahman igual que las imágenes son emblemáticos de los objetos materiales.

 

La vibración producida por el canto de OM en el universo físico corresponde a la vibración original que surgió por primera vez en el momento de la creación. El sonido de OM también se llama Pranava, significando que sostiene la vida y se ejecuta a través de Prana o aliento.

 

OM también representa a los cuatro estados del Ser Supremo. Los tres sonidos en OM (AUM) representan los estados de vigilia, sueño y sueño profundo y el silencio que rodea a OM representa el estado “Turiya”.

 

Debido a que el primero de los tres estados de conciencia es el estado de vigilia, que es representado por el sonido “A“. Debido a que el estado de sueño de la conciencia se encuentra entre la vigilia y el sueño profundo, que está representado por la “U” que se encuentra entre la “A” y “M”. El último estado de conciencia es el estado de sueño profundo y está representado por “M“.

 

Siempre OM se recita en la serie hay un período inevitable de silencio entre dos Oms sucesivas. Este silencio representa el “cuarto estado“, conocido como “Turiya“, que es el estado de felicidad perfecta cuando el yo individual reconoce su identidad con el supremo.

 

El símbolo de OM

 

Del mismo modo que el sonido del OM representa los cuatro estados de Brahman, el símbolo de OM escrito en sánscrito también representa el todo.

 

El mundo material del estado de vigilia es simbolizado por la gran curva inferior. El estado de sueño profundo es representado por la curva superior izquierda.

 

El estado de sueño, se extiende entre el estado de vigilia de abajo y el estado de sueño profundo arriba, emana de la confluencia de los dos. El punto y semicírculo están separados del resto y gobiernan el conjunto. El punto representa el estado turiya de la conciencia absoluta. El semicírculo abierto es un símbolo de lo infinito y el hecho de que el significado de la cuestión no puede ser comprendida si uno se limita al pensamiento finito.

 

El canto del OM aleja todos los pensamientos mundanos y elimina la distracción e infunde nuevo vigor en el cuerpo. Al cantar OM  te llenarás con nuevo vigor y fuerza. El canto de Om es un potente tónico. Cuando cantas OM, se siente la pureza, toda la luz que impregna la conciencia.

 

La pronunciación rítmica de OM serena la mente, e infunde las calificaciones espirituales que aseguran la autorrealización.

 

Fuente: Wikipedia Om, Wiki Brahman

  • 10 Citas de Jiddu Krishnamurti que le darán vuelta a tu visión del mundo

    8 señales de que estamos experimentando un despertar espiritual

    En esencia, un despertar espiritual ocurre cada momento que hacemos un...

  • 3 enseñanzas Zen sobre el miedo que no tienen precio

    Si el ego tuviera un motor, su combustible sería el miedo. El miedo puede hacern...