El desarrollo de la intuición
F

El desarrollo de la intuición

La intuición, el conocimiento inmediato, instantáneo, sin necesidad de análisis racional. ¿Es este un nuevo paso en la evolución del pensamiento?

 

El análisis racional requiere tiempo y esfuerzo mental, en cambio, la intuición da conclusiones inmediatas, y parece estar al alcance de aquellos que se atreven a ver la realidad de otro modo. ¿Cuál?

 

La palabra intuición procede del latín, “mirar hacia dentro” o “contemplar”, describe el conocimiento que es directo e inmediato, sin intervención de la deducción o del razonamiento, siendo considerado como evidente.

 

Las intuiciones suelen presentarse más frecuentemente como reacciones emotivas repentinas a determinados sucesos, percepciones o sensaciones que como pensamientos abstractos elaborados. El contacto con nosotros mismos, con nuestra verdad, potencia este estado. Pero para ello, debemos empezar por una sincera visión de nuestro interior, de lo que hay en nosotros, así como de la realidad que nos rodea. Y no es fácil.

 

Dividiremos el conocimiento en tres categorías, para ayudar a ubicar nuestra evolución hacia la intuición.

 

El conocimiento teórico: incluye todo lo que el hombre conoce y percibe, y que ha aceptado debido a las afirmaciones de otras personas y de los especialistas en las distintas ramas del conocimiento. Esta verdades son aceptadas como tales, a pesar de no ser formuladas ni verificadas por quién las acepta.

 

La ciencia, la teología y la religión y los descubrimientos de los filósofos y pensadores de todas partes, matizan el punto de vista y hallan rápida aceptación en la mente no entrenada, la mente común.

 

Entonces resulta evidente. El primer paso es la revisión de esas verdades aceptadas como tales,¿Las sentimos como verdades en nuestro interior o son impuestas?¿Por qué nos aferramos tanto a lo que ya sabemos?¿Cual es el miedo en descubrir que lo que considerábamos como verdad no lo es?

 

El conocimiento discriminativo: contiene una cualidad de selección, la aplicación práctica y la utilización de la prueba. Esto ha sido practicado por la ciencia durante siglos, es lo que conocemos como el método científico.

 

El método científico, en relación con la mente de la humanidad, desempeña la misma función que el método espiritual, en sus dos primeras etapas de concentración y concentración prolongada o meditación, en relación con el individuo.

 

A través del uso del método se engendran correctos procesos mentales, y finalmente es eliminado o corregido lo no esencial y las formulaciones incorrectas de la verdad, y el constante enfoque de la atención, sea sobre un pensamiento, un problema científico, una filosofía o una situación mundial, dando por resultado el esclarecimiento final y la constante infiltración de ideas correctas y sólidas conclusiones.

 

Las correctas conclusiones, sólo son lo que registra la mente (y en consecuencia el cerebro) de las verdades eternas, e indican que la raza comienza a eliminar la separación entre lo objetivo y lo subjetivo, entre el mundo de la forma y el mundo de las ideas. Como describía Platón.

 

Esto conduce inevitablemente al surgimiento de la tercera rama del conocimiento, la intuición.

 

La intuición: En realidad, la intuición es sólo la apreciación mental de algún factor, de alguna manifestación y de cierto aspecto de la verdad, que emana del mundo de las ideas, siendo de la naturaleza de esas energías que producen todo lo conocido y visto.

 

Estas verdades están siempre presentes; pero únicamente a medida que la mente está entrenada y desarrollada, enfocada y abierta, pueden ser reconocidas y posteriormente comprendidas.

 

No te has encontrado en alguna situación en la que te dices a ti mismo: “No se de que me sorprendo, si era evidente que iba a pasar esto”. Una lógica interna, difícil de justificar, te decía que ocurriría así.

 

La verdad de todas las cosas existe y se la denomina omnisciencia, infalibilidad y “correcto conocimiento” en la filosofía hindú. A quienes perciben una visión, que no tienen los que carecen del equipo necesario para su captación, se los considera fantasiosos e imaginativos. Cuando muchos la perciben, se acepta su posibilidad.

 

Pongamos el caso de la existencia del alma. Sólo dos grupos de personas la aceptan como tal; uno de ellos el crédulo, estando religiosamente inclinado, acepta sin indagar los postulados de la religión, tales como el alma, Dios y la inmortalidad. El otro es ese pequeño grupo de conocedores de la realidad, que se agranda constantemente, que sabe que el alma es un hecho por propia experiencia, pero no puede probar satisfactoriamente su existencia al hombre que acepta únicamente lo que la mente concreta puede captar, analizar, criticar y comprobar.

 

Esto se podría definir como intuición. Una lógica pura en ausencia de la mente racional.

 

Fuente:

Luis Pastor. Intuición.

Libro: “Tratado sobre magia blanca”, de Alice A. Bailey

 

 

  • 8 Beneficios de vivir fuera de tu zona de confort

    La zona de confort es ese espacio en el que nos sentimos cómodos, seguros, en el...

  • Espejo humeante: somos un reflejo de nosotros mismos según la cultura Tolteca

    Una historia transmitida por tradición oral Tolteca que nos sorpren...

  • Precognición: Cómo nuestro cuerpo reacciona hasta 10 segundos antes de que algo ocurra

    En las últimas décadas ha surgido una cantidad significativa y notable de inves...