El desapego desde el Tao: deja de ver carencias donde no las hay
F

El desapego desde el Tao: deja de ver carencias donde no las hay

 

Buda nos enseñó que el apego genera el deseo, y el deseo la inseguridad y el sufrimiento. Los deseos que más sufrimiento nos generan son el querer retener y mantener un estado permanente, la necesidad.

 

Lao Tzu, ampliamente considerado como el autor del Tao Te Ching, describe el Dao (o Tao) como la fuente y el ideal de toda existencia: es invisible, pero no trascendente, inmensamente poderoso y sumamente humilde, siendo la raíz de todas las cosas, y al la vez la nada. La gente tiene deseos y voluntad (y por lo tanto son capaces de alterar su propia naturaleza). Nosotros al actuar “al margen de lo natural”, al apegarnos a ciertas cosas, alteramos el equilibrio natural del Dao.

 

 “Renuncia y tendrás éxito.” -Lao Tzu.

 

El principio general detrás del desapego es cultivar una mente libre y carente de toda necesidad. Una vez hecho esto, podemos entonces avanzar hacia una mente de unidad que implica la compasión, la comprensión de la impermanencia y las experiencias que se ven como lo que son.  Pero no es nada fácil, ¿o no?

 

El Daodejing tiene la intención de llevar a los estudiantes a un “retorno” a su estado natural, en armonía con el Tao. A continuación se presentan cinco citas de Lao Tzu y el Tao Te Ching, que ilustran cómo podemos actuar de forma natural y volver a nuestro verdadero estado de armonía y desapego.

 

“Nada es más débil que el agua, sin embargo, para superar lo que es duro y fuerte, nada lo supera.”-Lao Tzu.

 

No sólo nos apegamos a los objetos físicos o las cosas, sino también a las relaciones, las ideas y las opiniones. Nos anclamos a la felicidad asociada a lo material, al éxito y el cumplimiento con estos objetos externos, con la esperanza de encontrar la felicidad duradera.

 

 “Nutre tu verdadera naturaleza. Sólo habla con la verdad . Haz de el amor tu regalo para los demás.”-Lao Tzu.

 

Entonces, ¿Qué podemos hacer? Al igual que el ratón en la cinta de correr, esperamos llegar, con el tiempo, al lugar donde queremos estar. Siempre estamos tratando de lograr algo, en un ciclo sin fin de querer y tener, pensando que esto nos llevará a la felicidad duradera.

 

 “Sirve a las necesidades de los demás, y todas tus necesidades serán satisfechas. A través de la acción desinteresada, se alcanza la plenitud.”-Lao Tzu.

 

El actual sistema económico occidental, con el mantra de crecimiento y la prosperidad, ha sido en gran parte responsable de este aumento del deseo y la gratificación externa. La mayoría de nosotros hemos sido conducidos a las llanuras del consumismo, con la promesa de que esto nos acercará a la plenitud. Mientras, vemos un pequeño grupo de seres iluminados que dan cuenta que la felicidad y la alegría viene sólo desde dentro, y que no puede ser comprada, vendida, adquirida o acumulada.

 

“Conténtate con lo que tienes; regocíjarte en el modo en que son las cosas. Cuando te das cuenta de que no hay ninguna carencia, el mundo entero te pertenece.”-Lao Tzu.

 

El desapego nos da la libertad, el espacio y tiempo para contemplar el verdadero sentido de la vida. Influye en cómo percibimos y reaccionamos a nuestro mundo inmediato. Un mundo del exceso conduce a una montaña rusa de altos y bajos. Esto a su vez nos motiva a buscar más de esos momentos “altos” de placer. Entramos en un mundo hedonista de necesidad-satisfacción, que crea querer aún más en un intento de alcanzar la felicidad duradera.

 

  • 8 señales de que estamos experimentando un despertar espiritual

    En esencia, un despertar espiritual ocurre cada momento que hacemos un...

  • 3 enseñanzas Zen sobre el miedo que no tienen precio

    Si el ego tuviera un motor, su combustible sería el miedo. El miedo puede hacern...

  • Las 4 cualidades del amor de las enseñanzas de Buddha

    Como occidentales, a menudo no contamos con la sabiduría ofrecida por las cultur...