¡Abraza sin miedo! Liberas oxitocina y reduces el dolor y el estrés.
F

¡Abraza sin miedo! Liberas oxitocina y reduces el dolor y el estrés.

 

La oxitocina es una hormona producida por el cerebro conocida como la hormona del amor o de la felicidad. Su presencia en el cuerpo reporta innumerables beneficios a nivel emocional.

 

En el cerebro parece estar involucrada en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y podría estar involucrada en la formación de confianza y generosidad entre personas. Se ha descubierto que la ausencia de la hormona oxitocina podría jugar un papel relevante en la aparición del autismo, y que su producción podría estar asociada con el contacto.

 

¿Qué hace la oxitocina por nosotros?

 

1) Reduce el estrés:

 

La oxitocina puede inhibir (indirectamente) la liberación de la hormona adrenocorticotropa y del cortisol, ambas sustancias intervienen en las reacciones que desencadenan estrés en nuestro cuerpo.

 

2) Aumenta la confianza, la empatía y reduce el miedo social.

 

En un experimento social, se administró oxitocina a varios voluntarios, los cuales mostraron “un nivel más alto de confianza“, dos veces más que el grupo de control.

 

3) Reduce el miedo 

 

También se ha reportado que la administración de oxitocina reduce el miedo, posiblemente inhibiendo la amígdala (que se piensa es responsable de las respuestas al miedo).

 

4) Generosidad y empatía 

 

Actúa sobre la generosidad, pues aumenta la empatía durante los juicios y las tomas de perspectiva. En un experimento neuroeconómico, la administración de oxitocina aumentó la generosidad en los participántes (debían repartir riquezas entre varios jugadores), un 80%.

 

La oxitocina, en su papel como neurotransmisor, está implicada en comportamientos relacionados con la confianza, el altruismo, la generosidad, la formación de vínculos, los comportamientos de cuidado, la empatía o la compasión, pero hay mucho más: tiene un papel fundamental en el comportamiento maternal y sexual, en los comportamientos de agresión y su presencia interviene en la regulación del miedo, eliminando las respuestas de parálisis.

 

 5) Aprendizaje y memoria

 

Es toda una hormona fascinante ya que está involucrada en el aprendizaje y la memoria, en el reconocimiento facial y en el reconocimiento de emociones en otros. Y, sostiene la bióloga, activa los centros de recompensa dopaminérgicos, produciendo placer (se produce durante los orgasmos, para contraer las fibras musculares que permiten la eyaculación o las contracciones uterinas y probablemente también para facilitar la formación de vínculos de pareja). Está relacionada con la monogamia y la fidelidad. Por supuesto, permite la cohesión entre grupos de personas y es fundamental para las relaciones sociales.

 

¿Cómo liberamos más oxitocina?

 

Se ha descubierto que la oxitocina se libera a través del contacto físico, pero no cualquiera; a través del contacto físico emocional. Un contacto en amor y confianza. Así de facil, con un abrazo.

 

Una vez descritos los beneficios de esta hormona, “Una de las principales formas de liberar oxitocina es a través del contacto”, dice Alex Korb, neurocientífico. En el libro “La espiral ascendente”, Korb describe un experimento que demostró que el estar agarrando de la mano a un ser querido cuando se espera un dolor fuerte (un pinchazo o una contracción) alivia el efecto de el dolor sentido.

 

Korb también hace hincapié en la importancia de los abrazos largos o masajes, contacto al fin y al cabo, para la mayor liberación de oxitocina. Con la presencia de la hormona, no sólo se reducirá el dolor y el estrés, habrá que esperar a ver un aumento en nuestra felicidad en general también.

 

 

La duración media de un abrazo entre dos personas es de 3 segundos. Pero cuando un abrazo dura 20 segundos, se produce un efecto terapéutico sobre el cuerpo y la mente. Cálmate, relajate y disfruta con este maravilloso tranquilizante que se nos ofrece de forma gratuita cada vez que tenemos a una persona en nuestros brazos.

 

¡Abraza sin miedo!

 

En la edad adulta perdemos la costumbre infantil de abrazar a otra persona, y con ello prescindimos también de uno de los ejercicios más simples de la vida. El contacto físico con otras personas es más importante de lo que podamos pensar. Un abrazo largo y sentido nos dará sensación de bienestar y nos hará sentir queridos y a salvo, en parte por la liberación de endorfinas y dopamina. Vuelve a cablear el cerebro y crear una espiral ascendente hacia una vida más feliz y saludable.

 

 

Fuente:

Wiki Oxitocina

Libro: “La espiral ascendente”, Alex Korb.

Abc Oxitocina

  • La energía emocional humana vinculada al campo geomagnético terrestre

     

    ¿Podemos influir a distancia sobre otra persona?¿Podemos sentir una emo...

  • Cómo nuestros pensamientos controlan nuesto ADN

    La idea común de que el ADN determina tanto de lo que somos -no sólo nuestro co...

  • Neuronas espejo: ¿Porqué absorvemos las emociones de los demás?